Graduación 2011

En King’s College nos enorgullecemos de animar a nuestros alumnos a alcanzar sus sueños. Con mente abierta a donde podría ser o a donde les podría llevar. Esto fué algo que motivo a Nicky a alcanzar el suyo y ahora es uno de los mejores Pro´s de Londres en Golf.

Nicky Stewart

Cuando me fui de King’s, tomé un año sabático. El golf es mi pasión, lo cual hice esto para poder asegurarme si progresaba en golf y si pudiera ser alcanzable mi meta de convertir me en un Pro. Tras acabar mi año sabático, estaba al borde de llegar a ese nivel en el que necesitaba estar para cumplir mi sueño, Mis padres me apoyaron y permitieron que hiciera un año sabático más para ver que más podría sacar de mí mismo. Al final su resultado fue todo un logro, en Marzo d014 fuí ofrecido un trabajo en Londres en el campo de golf llamado Langley Park, pero antes de que pudiese comenzar, tuve que pasar unas pruebas “playing exams” y a su vez examinarme como entrenador para poder ser ofrecido un contrato completo comenzando en Octubre 2014.

Con esfuerzo duro, conseguí pasar todas mis pruebas I estoy contento de informaros que llegue a convertirme en un PRO. Y un miembro de la PGA (Professional Golfers Association). A su vez he comenzado estudios universitarios en Golf Profesional. Que cubre estrategias de Marketing, empresariales, ciencias deportivas y bio-mecánica.

Esto es, y siempre será la profesión de mis sueños. Pero supe que para conseguirlo, debía trabajar duro y estar siempre motivándome a convertirme en el profesional que sé que podia llegar a ser a día de hoy. Mis padres, profesores y entrenadores, todos contribuyeron a esta actitud y aseguró que siempre permaneciese enfocado y lo diese todo.

 

Mis profesores en King’s College, fueron particulares y constantes como fuente de apoyo y motivación. Especial mención va a Mr Simon Wicks y Danny Esteban, quienes siempre quisieron saber sobre mis progresos en los torneos que fueron tomando lugar. Sabiendo que tenía su apoyo significó mucho para mí y me fue de gran ánimo.

La persona que más me remarcó, fue el director Mr Derek Laidlaw, quien no solo me motivó, si no a su vez me mantuvo enfocado en pensar de forma positiva, aún en los tiempos más duros. Incluso cuando comenzaba a perder fe en mí mismo, los profesores en King’s College nunca dejaron de hacerlo, y por ello no puedo agradecerles lo suficiente.